sábado, 1 de septiembre de 2007

Iglesia de San Esteban, en Toba de Valdivielso






IGLESIA DE SAN ESTEBAN, EN TOBA DE VALDIVIELSO

Consta de dos partes: la primera, a los pies, es románica, y en ella se abre la puerta de ingreso y se levanta la espadaña construida en el siglo XVIII; la segunda, que es más alta, esta constituida por las capillas laterales, el crucero y el presbiterio. Los tramos antiguos se cubren con bóveda de cañón corrida, y los más modernos con bóveda de crucería.

En el exterior del templo se pueden observar: la portada de arco semicircular, con arquivolta adornada de puntas de diamante de correctas líneas, un capitel con dos sierpes en torno a un árbol, una base con figuras de aves y un escudo en la capilla de la Epístola.

El retablo mayor es de estilo plateresco. En su base se ven cuatro tablas con cuatro figuras de apóstoles de medio cuerpo, que representan a San Andrés, San Pedro, San Bartolomé y San Pablo. El primer cuerpo se adorna con otras cuatro tablas pintadas, en las que figuran las siguientes escenas: Jesús ante Pilatos, Atado a la columna, el beso de Judas y la Oración en el Huerto. En el segundo cuerpo: Visitación de la Virgen a Santa Isabel, la Adoración de los Reyes, la Anunciación y el Nacimiento de Nuestro Señor. En el tercer cuerpo: el Bautismo de Cristo, San Miguel, un barco (¿la pesca milagrosa?) y el Purgatorio. La hornacina central está ocupada por la imagen del titular del templo, San Esteban. El retablo queda rematado por la escena pintada de la Crucifixión, sobre la que hay una imagen desproporcionada del Padre Eterno. En los extremos aparecen los bustos de San Pedro y San Pablo. Las bandas de los lados se apoyan en figuras de ángeles y se adornan con frutas y festones de buen gusto. Lo mismo ocurre en las columnas y pilastras que forman los compartimientos que ocupan las tablas. Se trata de un retablo elegante de la buena escuela de escultura de Burgos.


La capilla de la Epístola tiene bóveda de crucería doble, en ella se ve un escudo igual al del exterior y una inscripción que dice: “ A gloria y honra de Dios i de su bendita madre izo hazer esta capilla con su arco Doña Casilda Zorrilla de la Gándara, residente en la ciudad de Burgos, i la dotó con dicho arco en 2000 maravedís perpetuamente cada un año. Año de 1665”. El escudo tiene los blasones de los apellidos Zorrilla de la Gándara. En el arco que da paso a la capilla, se ve otro escudito con florlisada, que puede ser de algún familiar del Santo Oficio.

Bibliografía utilizada

Julián García Sainz De Baranda, Luciano Huidobro Serna “ Apuntes descriptivos, históricos y arqueológicos de la Merindad de Valdivielso”. Imprenta El Castellano, 1930.