sábado, 1 de septiembre de 2007

Iglesia de Puentearenas, Valdivielso


IGLESIA DE PUENTEARENAS, EN EL VALLE DE VALDIVIELSO


De su construcción primitiva, que data del siglo XII, sólo se conservan los dos tramos de los pies, donde se abre su portada románica, formada por arco abocinado de medio punto, con dos arquivoltas sostenidas por sendas columnas cilíndricas, con capiteles de hojas y grumos; en ellos se ven escuditos biselados semejantes a los de Valdenoceda. Su guardapolvo es ajedrezado.

En el tejaroz del muro se conservan varios canecillos primitivos, la mayor parte sencillos y alguno labrado.

El hastial de los pies del templo tiene una ventana gótica ajimezada, con su trilóbulo en el centro. La torre es de espadaña moderna (siglo XVIII).

La nave mayor consta de cuatro tramos y ábside, cubiertos los dos primeros con bóveda de cañón ojival y arcos formeros de igual corte; los restantes se cierran con arcos del renacimiento y bóveda de crucería de tipo corriente en el siglo XVI. A partir del arco triunfal, se estrecha la nave, que termina en ábside poligonal, con bóveda de crucería compuesta.

Tiene dos capillas laterales. La de la derecha fue construida en el siglo XVII y se cubre con bóveda de crucería compuesta. Muestra, tanto al exterior como al interior, en su arco toral, las armas de los fundadores: Salazar y Mata, semejantes a los que ostenta la casa de esta familia en la misma población. Pasó después a los Temiños. Fundaron capellanía en ella D. Bernardo Saravia Villasante y Dª. Angela Ruiz Temiño.

La capilla de la izquierda es del siglo XVIII y se cubre con cúpula semiesférica de corte original. Está dedicada a los Dolores de María Santísima.

La sacristía es de planta hexagonal y termina en bóveda de crucería de elegante corte.

El retablo mayor es churrigueresco, del siglo XVIII. Lleva en su base varias estatuitas de santos. En el primer cuerpo, un relieve de la Anunciación y otro que representa, tal vez, a Santa Ana, que sostiene en sus manos dos figuritas. En el centro está la titular, Santa María, imagen sedente y graciosa del siglo XIV, que conserva su decoración primitiva dorada y policromada. El segundo cuerpo tiene la imagen del Crucificado, bien tallada y sentida para su época. En el ático de terminación hay un San Miguel.

La capilla de los Dolores tiene un bonito retablo dorado de estilo rococó y tres pasos de la Pasión, que recuerdan un poco la escuela de escultura fundada por Fernández en Valladolid, aunque mucho menos perfectos.

En el muro se abren dos arcos de piedra, dispuestos para sepulcros, con escudos sin labrar, pero sabemos fue construida por la familia de Ruiz del Valle, que otros dicen Fernández del Valle, cuyo escudo aparece en el palacio que poseían en esta población.

En memoria de los beneficios que dispensó a la iglesia y pueblo D. Lorenzo García, enfrente de la puerta de entrada hay un cuadro con el monograma de Víctor, alusivo a un grado académico, y unos versos. Su fecha 1819.
Este señor, oriundo de Puentearenas, envió desde la Puebla de los Angeles (Méjico), 12000 pesos duros, para escuela, dotación de la infraoctava, del Stmo. Corpus y para una capellanía.

Bibliografía utilizada

Julián García Sainz De Baranda, Luciano Huidobro Serna “ Apuntes descriptivos, históricos y arqueológicos de la Merindad de Valdivielso”. Imprenta El Castellano, 1930.