viernes, 7 de noviembre de 2008

SUBIDA A LA CUEVA DE LOS CARCAVOS DE QUECEDO
Los Cárcavos

Quecedo es un pequeño pueblo perteneciente al Valle de Valdivielso situado en la margen izquierda del río Ebro. Su caserío se extiende a lo largo, en dirección a la sierra de la Tesla, y cuenta con edificios notables como la torre palacio de Los Huidobros.

La ruta comienza siguiendo la carretera que recorre el pueblo en toda su extensión. La carretera se transforma en camino y tras atravesar una zona de chalets, nos encontramos con los paredones calizos que flanquean la entrada a la dehesa de Quecedo. En este lugar, bajo la sombra de una encina centenaria, se celebraban las Juntas generales de la Merindad de Valdivielso. La firma y refrendo de todos los acuerdos se realizaba aquí, aún en tiempo de invierno.
En este punto el camino se bifurca, debiendo tomar el ramal de la derecha. Dejaremos a nuestra izquierda una granja y tendremos que franquear dos vallas que controlan el tránsito de los animales (vacas y caballos). Un paisaje de muros de caliza con su parte superior dentada nos recuerda a la fortificación de un castillo.

Los Cárcavos

Más adelante, en la zona en la que el camino gira a la izquierda y comienza a ascender, abandonaremos éste y continuaremos por un sendero que se adentra entre encinas. De esta forma penetraremos en las estrecheces de la garganta de los Cárcavos. Mientras subimos dando saltos entre los bloques de piedra, solo una pequeña franja de cielo queda visible sobre nuestras cabezas. Algunos ejemplares de haya, avellano y cerezo silvestre crecen aprovechando el escaso suelo existente.
Los Cárcavos
Ascensión por la pedrera

A nuestra derecha descubriremos una amplia cavidad en el macizo rocoso. Un poco más arriba, a nuestra izquierda, comienza una empinada pedrera que deberemos subir para llegar a la cueva. Ésta se abre en la pared de roca que queda a nuestra derecha después de unos 500 metros de ascensión por el canchal.

Entrada a la cueva

Si entramos en la cueva avanzado el otoño, o en los meses de invierno podremos observar “murciélagos de herradura” pertenecientes a la especie Rhinolophus hipposideros, rinolofo pequeño, a los que bajo ningún concepto deberemos molestar.

Formaciones litogénicas
Galería inicial de la cueva

La cueva de los Cárcavos fue una de las primeras cuevas de importancia donde comenzó a trabajar en el año 1952, el Grupo Espeleológico Edelweiss. Este evento fue recogido en el periódico “La Voz de Castilla” en su artículo “Montañeros Burgaleses exploran la Cueva de los Cárcavos”

Descripción de la cueva que hace el Grupo Espeleológico Edelweiss en el “Avance al Catastro Espeleológico de Burgos”, Merindad de Valdivielso BU-VIII.C/BU-IX.A :

Localizada en la cárcava principal de Quecedo, su boca de entrada de 12 x 3 m se encuentra elevada sobre un resalte de la pared y resulta de fácil localización.

Excavada sobre un estrato de roca caliza fuertemente plagado por acción del anticlinal de la Tesla hasta alcanzar un buzamiento de 75º, su trazado es sumamente rectilíneo y perpendicular al buzamiento sobre la dirección NW-SE, aprovechando una juntura de estratificación que en el interior de la cavidad se muestra como una fractura casi vertical que determina la morfología general de la cueva.

Interior de la cueva

El eje principal de la galería es perfectamente horizontal destacando en la zona próxima a la entrada una serie de rampas de fuerte pendiente donde se alcanza la cota máxima de -50 m y en su tramo final donde se localizan diversos pisos o niveles superiores con cotas de +17 m. La cueva presenta abundantes muestras de formaciones litogénicas que la sitúan entre las más bellas de la zona.

Formaciones de carbonato cálcicoLa mejor manera de entrar a la cueva es hacerlo en compañía de una persona experimentada en espeleología, y siempre con el equipo de vestuario y de iluminación necesario.

La vuelta a Quecedo, la realizaremos desandando lo andado.

Dificultad de ascensión: Media
Tiempo estimado, ida y vuelta: 3 horas y media Autor: Javier Álvarez Díaz